Om alle inhoud te kunnen zien hebt u de actuele versie van Adobe Flash Player nodig.

Nuestro alabastro Quienes somos Belleza en piedra Piedras semipreciosas Productos y Proyectos Contacto 

Nuestro alabastro

Piedra de alabastro

La apariencia marmórea, la ductilidad y la translucidez del alabastro han hecho de éste un material muy apreciado desde la antigüedad por sus valores ornamentales. El nombre de este mineral procede de alabastra, una ciudad del Antiguo Egipto de donde se extraía para su tallado. Egipcios, griegos, etruscos y romanos lo utilizaron en revestimientos arquitectónicos, para fabricar vasos y tallar estatuas. La arquitectura paleocristiana, bizantina y románica lo usó en lugar del vidrio para cubrir ventanas, y se ha empleado a lo largo de los siglos en escultura en países como España, Italia, Inglaterra y Alemania. Actualmente se esculpen esculturas en alabastro y se emplea en la construcción y en la elaboración de piezas ornamentales.

Materia prima para nuestros paneles de alabastro

Aplicaciones e historia del alabastro

Sustancia mineral, natural, variedad del yeso finamente cristalizada. La composición química del alabastro es la misma que la del yeso, aunque se diferencia de éste en el tamaño de los cristales que forman la piedra, al ser en el alabastro de tamaño muy pequeño (menos de 0.1 mm) y con un entramado sumamente compactado. Su facilidad de trabajo, manual y con maquinaria, y sobre todo su translucidez, brillo céreo y aspecto opalescente, son las propiedades que han dado lugar a un uso ornamental histórico. A la hora de establecer diferencias valorativas entre distintos tipos de alabastros los criterios que se utilizan son los siguientes: origen, color, translucidez, veteado (densidad, color e intensidad), homogeneidad de la piedra y compacidad. Los yacimientos , los encontramos en diferentes lugares del mundo.Yacimientos Las referencias encontradas sobre yacimientos de alabastro en el mundo son las siguientes: En América se han localizado citas que sitúan yacimientos en Estados Unidos, algunos en explotación como los que se localizan en una mina de yeso en Los Rápidos (Michigan), o los depósitos que se citan en Nueva York, Nebraska, Iowa, Kansas, Oklahoma y Nuevo Méjico. En África, existen citas que localizan yacimientos a unos 100 Km al SW de Trípoli (Libia). Otras evidencias apuntan yacimientos en Egipto, aparte de construcciones realizadas en alabastro como la mezquita de Mohamed Alí de la ciudadela de Saladino (El Cairo). En Europa las referencias son relativamente abundantes para yacimientos de alabastro. En Italia el alabastro de la zona de Volterra es el más conocido, aunque existen otras canteras en la zona de la Toscana meridional y en Sicilia. En Inglaterra también se localizan canteras, aunque históricamente la extracción del alabastro ha sido poco significativa en cuanto a los volúmenes extraídos ya que su destino ha sido generalmente el de pequeñas piezas artísticas. Otros puntos de Europa para los que se conocen citas de yacimientos son: Francia, Grecia, Malta, Alto Rhin, Alemania, Austria y Suiza. En España, han existido explotaciones en diferentes lugares: Almería, Burgos, Cuenca, Granada, Guadalajara, Lérida, Madrid, Murcia, Navarra, Tarragona, Zaragoza y Teruel. Es en Aragón, donde se encuentran los yacimientos más importantes y que actualmente proporcionan la mayor parte del alabastro extraído y trabajado en Europa. Los yacimientos principales se localizan en el borde sureste de la cuenca geológica del Ebro y en la cuenca de Calatayud-Daroca.

En la Antigüedad De la etapa ibero-romana se conservan fundamentalmente pequeñas piezas de uso cotidiano, como es el caso de los pesos y otras religioso-funerarias: lápidas, placas, asos y urnas para cenizas o decorativo-arquitectónicas: capiteles, dinteles..., dispersas en distintas excavaciones arqueológicas de nuestra Comunidad Autónoma. También se ha documentado la existencia de algunas piezas de alabastro de la época mozárabe en excavaciones realizadas en los alrededores de la plaza del Pilar de Zaragoza, como es el caso de un pretil y de un fragmento de cancel, que en la actualidad se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Del periodo musulmán, los restos más interesantes son varios capiteles de inspiración corintia del palacio de la Aljafería de Zaragoza donde también se empleó el alabastro, en enormes sillares, para las primeras hiladas de los torreones que flanquean la entrada al recinto. La edad media nos ha legado algunas piezas escultóricas interesantes, como los sepulcros exentos de alabastro policromado de doña Isabel de Castro y don Pedro Fernández de Híjar y Navarra, de finales del siglo XIV, y que, procedentes del Monasterio de Rueda, se conservan en el Museo de Zaragoza. Es en el Renacimiento, fundamentalmente en el siglo XVI, donde el alabastro aragonés alcanza sus mayores cotas de perfección técnica. Sus cualidades plásticas, los efectos luminosos y translúcidos de su materia y la tersura de su pulimentado hacen del alabastro un material idóneo para la expresión formal de la belleza renacentista. No es de extrañar pues, que el pujante clero aragonés de esta época lo elija para que sobre él se tallen sus obras más representativas. Probablemente es en este momento histórico cuando el uso del alabastro no es ya consecuencia del azar (por tratarse de una piedra abundante en las canteras locales), sino absolutamente intencionado, ya que el legado es de un volumen abrumador. De toda la tipología de obras escultóricas conservadas, es indudablemente el retablo el que tiene una relevancia especial en el empleo de este material. De entre los numerosísimos conservados, dispersos por toda la geografía aragonesa, destacan el mayor de la Seo de San Salvador de Zaragoza, iniciado por el escultor de origen flamenco Hans Piet Dansó en la segunda mitad del siglo XV y concluido por Gil Morlanes "el Viejo" ; también de Gil Morlanes es el retablo mayor del monasterio de Montearagón, contratado en 1506 y que actualmente se conserva en la parroquia de San Salvador de la catedral de Huesca; el mayor de la basílica del Pilar de Zaragoza y el mayor de la catedral de Huesca, ambos de Damián Forment y realizados en 1509 y 1520, respectivamente, y el mayor del Monasterio de Rueda, actualmente en la Iglesia de Escatrón. De importancia también fundamental es la fachada-retablo de la iglesia del monasterio de Santa Engracia de Zaragoza, contratada por Gil Morlanes "el Viejo" y acabada por su hijo Gil Morlanes "el Joven". Otras piezas de alabastro del renacimiento aragonés son las tumbas-retablo, una de las más conocidas es la del virrey Juan de Lanuza, conservada en la iglesia del castillo de Alcañiz, y que restaurada recientemente ha recuperado su antiguo esplendor. En escultura de bulto el número de piezas es significativamente menor. Por mencionar algunas, destacaríamos una Piedad y un conjunto de Santa Ana, la Virgen y el Niño, ambas esculturas anónimas del siglo XV y conservadas en el Museo de Zaragoza. De alabastro son también el Ángel 14 custodio de Zaragoza, obra de Pere Johan, de 1442, o el San Onofre de Damián Forment, de 1520, las dos en el Museo de Zaragoza. También se empleó profusamente el alabastro en la construcción ornamentada de los suntuosos patios de las casas-palacio renacentistas aragonesas, como es el caso del patio de la Infanta (actualmente en la sede de Ibercaja) o el del Palacio de los Condes de Sástago. El Barroco abandona progresivamente el uso de este material y prefiere el empleo de la madera policromada o del mármol en la ornamentación de sus iglesias. Sin embargo, sí se conservan algunas piezas interesantes, entre las que cabría destacar la escultura orante de alabastro del obispo José de Palafox, que formaba parte de su sepulcro y que fue realizada por el escultor Francisco Franco (Museo de Arte Sacro de Calatayud). En adelante, el alabastro ya no volverá a recuperar el esplendor del Renacimiento. Se realizarán algunas piezas sueltas sobre este material, pero rara vez tendrán la entidad y perfección artística de esa época. De principios de este siglo es, por ejemplo, el Mausoleo de las Heroínas de Los Sitios, relieve academicista tallado en 1907-1908 por Dionisio Lasuén para el retablo de la Anunciación de la iglesia del portillo de Zaragoza. En la actualidad Restauración y rehabilitación: Trabajos sobre encargo que se aplican a la restauración de edificios de carácter monumental, que en su origen incluían este mineral tanto en aplicaciones constructivas como escultóricas: cerramientos de muros, dinteles, capiteles, arquerías, etc. Es el caso del retablo mayor del Pilar, la portada-retablo de Santa Engracia o el retablo de la catedral de Huesca. Construcción: Debido al elevado grado de transmisión de luz, se emplea en aplacados, de distintas formas, acabados y tamaños, principalmente en fachadas, ventanales, lucernarios, entradas y revestimientos de paredes. Por citar algunas obrasmencionaremos: el edificio de la Fundación Miró en Palma de Mallorca, los proyectos de la Caja de Ahorros de Granada, el Palacio de Congresos de Valencia, el Pabellón de Aragón en la Expo`92 de Sevilla o el Auditorio de Zaragoza. Por citar algunas de las obras que se han ejecutado bajo la supervisión (en lo que al alabastro se refiere) de nuestros maestros artistas: Convento de San Agustín (actual museo de Historia de Zaragoza), Patio de primera planta del Palacio de los Armijo (actual Justicia de Aragón),Palacio de Sástago (edificio del Gobierno de Aragón), Monasterio de Nuestra Señora de Rueda (Sástago), Catedrales de Jaca, Albarracín, Tarazona, Colegiata de Santa María (Daroca), Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza (Córdova), actual Ayuntamiento de Salou, tanatorios en Sevilla y en La Línea de la Concepción, etc. Interiorismo: La sorprendente translucidez del alabastro y la voluptuosidad de las formas talladas sobre él permiten realizar excelentes creaciones en decoración de interiores, especialmente en lo que se refiere a la iluminación, apliques y lámparas; pero también molduras, frisos, capiteles, tableros decorativos, escaleras, muebles, etc. Escultura: Son sobradamente conocidas por todos las numerosas piezas maestras que el legado histórico del alabastro ha conservado hasta nuestros días. Hoy día sigue siendo un material apreciado por artistas y artesanos para realizar en él sus creaciones.

Tempus fugit lapis philosop maneo

Sovereign intellectual patented property for natural stone veneer


http://www.translucentstone.nl/ http://www.translucentstone.nl/ http://www.translucentstone.nl/ http://www.granitglas.com http://www.translucentstone.nl http://www.translucenstone.nl 

MEXICO ISTANBUL ZARAGOZA BEIJING

Alabastro

y piedra translucida

Fabricamos paneles translucidos de alabastro y otras 90 piedras semi-preciosas

Pidanos un presupuesto para una ventana, puerta, mesa, columna, escalera, lucernario, suelo, muro o fachada !

Lista referencias paneles piedras translucidas en stock:

Tarifa ventanascompletas con doble vidrio ypiedra translucida :

Lista referencias de nuestros paneles translucidos de piedras naturales